La Cabaña de los Robinson, una de las mejores atracciones familiares de Disneyland Paris 

Uncategorized

Hace unas semanas os recomendábamos varios libros y cuentos que podían ser una perfecta preparación para vuestro próximo viaje a Disneyland Paris. Y entre esa fabulosa selección de relatos estaba la novela de aventuras El Robinson suizo. Un libro del escritor Johann David Wyss que inspiró una de las películas clásicas de Walt Disney: Los Robinsones de los mares del Sur.

Pues bien, todos esos son los antecedentes que a su vez inspiran la curiosa atracción de La Cabaña de los Robinson. Una cabaña situada en la zona de Adventureland, formando parte de la siempre divertida y sorprendente Isla de la Aventura.

Apúntate este nombre: La Cabaña de los Robinson y, cuando hagáis un viaje en familia a Disneyland Paris, subid todos juntos hasta ella, porque seguro que os encantaría que ese fuera vuestro hogar.

Una casa en un árbol

¿Quién no ha soñado de niño con tener una casita en un árbol? Pues eso es precisamente la Cabaña de los Robinson. Pero no podemos decir que sea una casita, sino más bien una auténtica mansión familiar. Por ejemplo, hay distintos dormitorios para los diferentes miembros de una familia.

Subimos y bajamos por el tronco de este gigantesco árbol y nos vamos encontrados salas como esos dormitorios, pero también el comedor, la cocina o el cuarto de baño, ¡hasta una biblioteca! La magia de Disneyland Paris ha conseguido crear un espacio igual al que se recrea en la famosa película.

La fantasía de Disneyland

Cuando vas por Adventureland y descubres el enorme baobab que acoge la Cabaña de los Robinson te puede parecer que realmente es un árbol. Sin embargo, es completamente artificial.

Es una excelente obra de ingeniería como tantas de las atracciones de Disneyland Paris, donde cada construcción pasa unos estrictos controles de seguridad, pero también tienen que superar exigentes controles de estética en cuanto a su tematización. Además de que los creativos de Disney nunca dejan de buscar la diversión y que sus huéspedes puedan extraer algún aprendizaje positivo durante la estancia.

Por ejemplo, si nos fijamos en todos los detalles del mobiliario y de los enseres que hay dentro de la Cabaña de los Robinson podemos descubrir que todos ellos se hacen a partir de elementos naturales. Es decir, es un gratificante ejemplo de cómo nos tenemos que comportar con criterios de sostenibilidad para que cada uno pongamos nuestro granito de arena en la conservación de nuestro planeta.

A 30 metros sobre el suelo

Subir y bajar por las escaleras del árbol que alberga la Cabaña de los Robinson se hace casi sin esfuerzo. Vamos recorriendo pasarelas, parece que volamos de rama en rama, o atravesamos el tronco de este grandioso árbol que pesa unas 200 toneladas. Y sin embargo, como suele ocurrir en Disneyland Paris, es una divertida aventura, así que no notamos que vamos ascendiendo.

Pero en cambio, sí que lo hacemos, ¡y bastante! Debemos tener en cuenta que cuando subimos hasta su parte más alta, vamos a ubicarnos en un mirador que se eleva a 30 metros sobre el suelo. Es decir, estaremos en una estupenda atalaya para contemplar desde las alturas lo que nos espera en el resto de la Isla de la Aventura, así como todo el Parque Disneyland.

O sea que cuando viajes a Disneyland Paris, ni se te ocurra perderte la visita a la Cabaña de los Robinson, no solo por el encanto de este cabaña fantástica, sino también porque es el lugar idóneo para tener una amplia visión del resort parisino y de todos esos lugares que estás soñando descubrir próximamente.

Compartir

Comentarios